Recomendaciones a la hora de comprar un colchón | Tipos de colchones

¿Llevas más de diez años compartiendo cama con tu colchón?  ¿Quieres comprar un colchón y no te aclaras con tantos tipos?
Colchones visco-elásticos, de muelles, de látex, futones, etc. Sabemos que hoy en día, la variedad de colchones disponible en el mercado es tan amplia que resulta difícil escoger, ten en cuenta que se trata de una elección muy importante ya que pasamos casi una tercera parte de nuestra vida en la cama, y eso repercute en la calidad del descanso y en la salud.

exposicion de colchones colchones-relax

Vamos ayudarte a elegir, resumimos las ventajas y desventajas de cada tipo de colchón:

COLCHONES DE MUELLES
Es el tipo de colchón más vendido (60% del mercado) y el más económico, lo que le convierte en el preferido por la mayoría de los consumidores. Consiste en una estructura central de muelles, acolchada en ambos lados para que la firmeza sea regular y los muelles no se “claven” a la espalda.

VENTAJAS: son cómodos y ofrecen una sujeción adecuada para la espalda. Económicos.
DESVENTAJAS: con los años se deforman. Se consideran demasiado “duros”.

COLCHONES DE LÁTEX
La estructura de muelles tradicional se sustituye por varias capas de látex, un material elástico que procede del caucho vegetal. De esta forma, el colchón de látex se adapta totalmente a la forma y el peso del cuerpo, lo cual lo hace muy cómodo.  Por su comodidad se han vuelto muy populares y actualmente suponen el 15% de las ventas.

VENTAJAS: resultan cómodos, duran más que los de muelles y son hipoalergénicos.
DESVENTAJAS: salen más caros. Si cogen humedad se pudren,se deben airear bien.

COLCHONES VISCOELÁSTICOS
Se basan en una espuma desarrollada originalmente por la NASA, al tumbarte en este tipo de colchón sientes que te “envuelve”, lo cual resulta agradable; sin embargo, algunas personas tienen la incómoda sensación de que se “hunden”. Se recomienda probarlos.

VENTAJAS: muy confortables y mullidos, ideales para personas con dolor muscular u óseo.
DESVENTAJAS: los colchones viscoelásticos suelen ser más caros que los de látex o muelles.

COLCHONES DE ESPUMA
Se trata de la versión “antigua” de los colchones viscoelásticos, tiene fama de incómodo y poco duradero porque es el típico de las camas plegables o las autocaravanas, sin embargo, existen colchones de espuma de gran calidad, como los que usan los hospitales, que suponen una alternativa económica a los de látex o los viscoelásticos.

VENTAJAS: son asequibles y tienen diferentes niveles de firmeza. Adaptables.
DESVENTAJAS: la espuma suele deformarse. Los modelos de calidad son caros.

COLCHONES DE LANA
Antes de la invención de los muelles y espumas, los colchones se rellenaban con lana o paja, actualmente se ha producido una gran renovación del colchón de lana, que se combina con otros tejidos para reducir sus mayores inconvenientes.

VENTAJAS: cálidos, naturales y ecológicos. Resultan mullidos, resistentes y duraderos.
DESVENTAJAS: difíciles de encontrar. Pesan mucho, se apelmazan y atraen insectos.

FUTONES
Se trata de un tipo de colchón muy delgado importado de Japón y originalmente pensado para poder enrollarlo durante el día, con el fin de ocupar menos espacio. En su versión occidental, son más gruesos, se fabrican con algodón y espuma y se colocan sobre una base de madera. Se están haciendo bastante populares por su diseño y precio asequible, aunque resultan muy duros.

VENTAJAS: son muy firmes con una base de madera, asequibles, prácticos y decorativos.
DESVENTAJAS: su escaso grosor hace que sean muy duros y se deforman con el uso.

OTROS TIPOS DE COLCHONES
Existen otras clases de colchones que no son adecuados para un uso continuado:
– Colchones hinchables, muy prácticos pero con una baja estabilidad.
– Colchones de agua pueden resultar cómodos y divertidos, pero inestables.
– Colchonetas, sacos de dormir acolchados y otros artículos similares, que no debes usar para dormir a diario porque a largo plazo no resultan saludables.

VENTAJAS: te pueden sacar de un apuro cuando tienes invitados o duermes fuera.
DESVENTAJAS: no son tan cómodos ni saludables como un colchón normal.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES
Elijas el colchón que elijas, es importante que sea cómodo para que duermas bien, pero también debe ser firme para que tu espalda descanse recta. Así mismo, HAY QUE TENER EN CUENTA que es necesario:

– Complementar el colchón con un buen somier de muelles, de láminas o de madera.
– Dar la vuelta al colchón cada seis meses, para que el desgaste sea homogéneo,
– Ventilarlo a diario para evitar que acumule humedad.
– Renovarlo cada diez años máximo, no olvides que un colchón no dura toda la vida 😉

Written by

Para más información contacta con nosotros especificando el producto de su interés. Telf.: 976 661438 - 976 671763 e-mail: direccion@mueblessaga.com

No hay comentarios.

Enviar respuesta

Mensajes